La fabricante de vehículos japonesa Honda inició la primera producción comercial de coches sin emisiones de gases con efecto invernadero utilizando hidrógeno como combustible. El modelo llamado FCX Clarity funciona con hidrógeno y electricidad y tan sólo emite vapor de agua.

Honda afirma que los vehículos ofrecen tres veces más eficiencia energética que uno tradicional de gasolina. Pero, uno de los principales obstáculos a la hora de generalizar el uso de este tipo de vehículos es la falta de estaciones suministradoras de hidrógeno. Por ejemplo, en Estados Unidos, reemplazar la actual infraestructura de estaciones de gasolina costaría medio billón de dólares (US$500.000 millones).

Anuncios