El físico británico Stephen Hawking ha sido el encargado de inaugurar en la Universidad de Cambridge un reloj llamado “The Bizarre Corpus Clock” que algunos consideran el más extraño del mundo; no tiene números ni manecillas, pero en su esfera hay 60 hendiduras, que se iluminan para indicar la hora.

Sobre la esfera de casi 1,2 metros de diámetro se desplaza un enorme saltamontes, bautizado como “Chronophage” o ‘devorador del tiempo’. Cada paso que da, marca un segundo y sus movimientos generan destellos de luces azules que viajan por la esfera hasta detenerse en la hora exacta. Pero el reloj sólo indica la hora con precisión cada cinco minutos. Durante ese breve espacio de tiempo, las luces sólo sirven para adornar.

Un modelo que comenzó a ser construido por el relojero John Harrison en el siglo XVIII, quien le dedicó 36 años de trabajo, pero que nunca logró terminarlo. El sistema que utiliza este reloj se llama “grasshopper escapement” (“fuga del saltamontes”), un dispositivo creado por Harrison que es capaz de convertir las oscilaciones de un péndulo en un movimiento útil para cronometrar el tiempo. De modo que el peculiar diseño del reloj es un homenaje al fabricante John Harrison.

En su fabricación han trabajado durante cinco años, un equipo de ocho ingenieros y artesanos. John Taylor, diseñador y creador del llamativo reloj, es un especialista en la medición del tiempo y dijo que su intención es fomentar el interés en este campo de la ciencia. John Taylor, a sus 72 años, aprovechó la inauguración y donación del reloj a su antigua escuela, para recordar que “El tiempo es un destructor: cada minuto desaparece algo que uno no puede recuperar jamás” Finalmente les dejo el dato, este reloj tuvo un costo de 1.830.000 dólares


Anuncios