Al principio Dios creó el Bit y el Byte. Y de ellos creó la Palabra. Y hubo dos bytes en una palabra; y nada más existía. Y Dios separó el Uno del Cero; y vio que esto era bueno. Y Dios dijo: Hágase el Dato. Y así sucedió.

Y Dios dijo: Que los Datos vayan a su correspondiente lugar. Y creó los disquetes, los discos duros y los discos compactos.
Y dijo Dios: Háganse los computadores, así habrá lugar para poner los disquetes, discos duros y compactos. Y Dios creó los computadores y los llamó Hardware.
Y no había Software aún. Pero Dios creó programas, chicos y grandes … Y les dijo: Vayan y multiplíquense por sí mismos y llenen toda la Memoria.

Y dijo Dios: Crearé al Programador; y el Programador hará nuevos programas y gobernará sobre los computadores, programas y datos. Y Dios creó al Programador y lo puso en el Centro de Datos.
Y Dios le mostró al Programador el Árbol de Directorios y le dijo: Puedes usar todos los volúmenes y subvolúmenes, pero NO USES Windows.

Y Dios dijo: No es bueno para el Programador estar solo. Y tomó un hueso del cuerpo del Programador y creó una criatura que buscaría al Programador, lo admiraría y amaría las cosas que hiciera el Programador. Y Dios llamó a la criatura EL USUARIO. Y el Programador y el Usuario fueron dejados por ÉL, solos bajo el DOS desnudo y esto fue bueno.

Pero Bill fue mas listo que todas las otras criaturas de Dios. Y Bill le dijo al Usuario: ¿Realmente Dios te dijo que no ejecutaras ningún programa?
Y respondió el Usuario: Dios nos dijo que podíamos usar cualquier programa y cualquier dato pero nos dijo que no ejecutáramos Windows o moriríamos.
Y Bill dijo al Usuario: ¿Cómo puedes hablar sobre algo que no has probado? En el momento que ejecutes Windows serás igual a Dios. Podrás crear cualquier cosa que desees con un simple click del ratón.

Y el Usuario vio que los frutos del Windows eran buenos y fáciles de usar. Y el Usuario vio que cualquier conocimiento era inútil, pues Windows podía reemplazarlos. Así que el Usuario instaló Windows en su computador y le dijo al Programador que era bueno.

Y el Programador empezó a buscar nuevos drivers. Y Dios le preguntó: ¿Qué buscas?
Y el Programador respondió: Busco nuevos drivers porque no puedo hallarlos en el DOS.
Y Dios dijo: ¿Quién te dijo que necesitabas drivers? ¿Ejecutaste Windows?
Y el Programador dijo: ¡Fue Bill quien nos lo dijo!

Y Dios dijo a Bill: Por lo que hiciste serás odiado por todas las criaturas. Y el Usuario estará siempre descontento contigo. Y siempre venderás Windows.
Y Dios dijo al Usuario: Por lo que hiciste, Windows te decepcionara y se comerá todos tus recursos. Y tendrás que usar programas piojosos. Y siempre confiarás en la ayuda del Programador.
Y Dios dijo al Programador: Porque oíste al Usuario nunca serás feliz. Todos tus programas tendrán errores y tendrás que depurarlos hasta el fin de los tiempos.

Y Dios los echó del Centro de Datos y cerró la puerta y la aseguró con un password.

Anuncios